La imprudencia en las playas es sancionada por la Policía Local

La imprudencia en las playas es sancionada por la Policía Local

Cinco rescates y un bañista multado por desobedecer a los socorristas en el primer día de bandera roja en Xàbia

Los comportamientos irresponsables en las playas son sancionados por la Policía Local

El mal estado del mar obligó el martes a izar la bandera roja en la playa del Arenal por primera vez en este verano. A pesar del distintivo que informa de la prohibición del baño y los avisos por megafonía, los socorristas de Cruz Roja tuvieron que emplearse a fondo para atender a personas que obviaron la prohibición en una jornada repleta de rescates y en la que también fue necesario recurrir a la autoridad de la Policía Local para que, vía sanción económica, castigara la imprudencia de un bañista.

Según el balance facilitado por el coordinador de playas fueron cinco las personas que tuvieron que ser sacadas del agua cuando estaban en dificultades por las corrientes: dos jóvenes de 20 años, un hombre de 45, una mujer de 60 y un menor de 14. Y es que, como recuerdan los responsables de la seguridad en las zonas de baño de Xàbia, el Arenal es una playa que, aunque a simple vista las olas parezcan pequeñas, está sometida a fuertes corrientes submarinas que, una vez en el agua, dificultan volver a la orilla.

La desobediencia a las llamadas de advertencia de los vigilantes subió a nivel máximo en el caso de un turista holandés, que repitió el baño varias veces y por tanto se reiteró en su comportamiento irresponsable. Es por ello que la Policía Local que en verano realiza funciones a pie de playa le interpuso una multa de 750 euros en base al artículo 139 de la ordenanza de convivencia ciudadana.

Esta normativa considera que no respetar las indicaciones de los socorristas supone poner en riesgo su propia vida así como las del personal de salvamento y policía, por lo que considera los hechos como graves en tanto que dificultan, de manera intencionada, las funciones del servicio público de salvamento.

El año pasado ya se aplicó esta ordenanza en varias ocasiones.

Socorristes Arenal semanaljavea.com playas noticias

Socorristes Arenal semanaljavea.com playas noticias

La imprudència en les platges és sancionada per la Policia Local

Cinc rescats i un banyista multat per desobeir als socorristes en el primer dia de bandera roja a Xàbia

Els comportaments irresponsables en les platges són sancionats per la Policia Local

El mal estat del mar va obligar el dimarts a hissar la bandera roja en la platja de l’Arenal per primera vegada en aquest estiu. Malgrat el distintiu que informa de la prohibició del bany i els avisos per megafonia, els socorristes de Creu Roja van haver d’emprar-se a fons per a atendre a persones que van obviar la prohibició en una jornada repleta de rescats i en la qual també va ser necessari recórrer a l’autoritat de la Policia Local perquè, via sanció econòmica, castigara la imprudència d’un banyista.

Segons el balanç facilitat pel coordinador de platges van ser cinc les persones que van haver de ser tretes de l’aigua quan estaven en dificultats pels corrents: dos joves de 20 anys, un home de 45, una dona de 60 i un menor de 14. I és que, com recorden els responsables de la seguretat en les zones de bany de Xàbia, l’Arenal és una platja que, encara que a simple vista les ones semblen xicotetes, està sotmesa a forts corrents submarins que, una vegada en l’aigua, dificulten tornar a la riba.

La desobediència a les cridades d’advertiment dels vigilants va pujar a nivell màxim en el cas d’un turista holandès, que va repetir el bany diverses vegades i per tant es va reiterar en el seu comportament irresponsable. És per açò que la Policia Local que a l’estiu realitza funcions a peu de platja li va interposar una multa de 750 euros sobre la base de l’article 139 de l’ordenança de convivència ciutadana.

Aquesta normativa considera que no respectar les indicacions dels socorristes suposa posar en risc la seua pròpia vida així com les del personal de salvament i policia, per la qual cosa considera els fets com a greus mentre que dificulten, de manera intencionada, les funcions del servei públic de salvament. L’any passat, Xàbia ja va aplicar esta ordenança en varies ocasions.